lunes, 26 de mayo de 2014

Ensalada para niños pequeños

A los niños les cuesta normalmente comer ensalada pero si nunca les damos no conseguiremos que la coman. Un compañero de trabajo me dijo una vez que había escuchado que necesitas probar un alimento nuevo 7 veces para que te guste. No se si es así pero realmente a mi me ha pasado con mis hijos que la primera vez es una cucharadita, la siguiente vez son dos y poco a poco cada vez comen más del alimento nuevo. Hoy, precisamente, os quiero enseñar como hago para acostumbrar a mis hijos a comer ensalada.
La lechuga tiene partes que a veces pueden resultar duras para ellos, hay cosas que pueden tener algún gusto muy fuerte. Yo lo que les hago es que les pico todo muy pequeñito de manera que la ensalada la tienen que comer con cuchara.

Yo hago las primeras ensaladas con lechuga (se pueden poner diferentes tipos de lechuga), zanahoria rallada que no es dura y olivas rellenas porque les encantan. Poco a poco se pueden ir añadiendo más ingredientes según van aceptando la ensalada. Yo no pongo tomate porque a mi no me gusta y no suelo comprar. 


A Axel (que ya tiene 5 años) no le gusta la cebolla pero si la pones picada de esta manera se la come y no se entera. A Axel también le gusta si le ponemos atún, se puede añadir maíz, ... 

Aquí podéis ver a Nil comiendo ensalada y os puedo asegurar que las primeras me las escupía. Ahora come algo de ensalada con tal de buscar los trocitos de oliva.

Parece que hay muy poca ensalada pero mientras la preparáis comprobareis que 4 cucharadas de ensalada picada muy pequeña realmente son 2 hojas de lechuga que cortada a trozos no se las hubiese comido. 
Otra prueba es que Axel me dice que le encanta mi ensalada y en cambio en el cole hay veces que no se la come porque son partes blancas de las lechugas cortadas a trozos y así les cuesta mas masticar y saborear.
Si alguien lo prueba ya me diréis como os ha ido la experiencia. A mi como adulto también me gusta mas el sabor de una ensalada muy picadita!

sábado, 17 de mayo de 2014

Club Follets Lectors. Primeras tertulias literarias de Axel!

Hace un par de meses que, por petición de las familias, en la Biblioteca Mestra Maria Antonia de Torredembarra empezamos un grupo de "tertulias literarias" para niños de 3 a 6 años. 
En ellas un niño se encarga de explicar un cuento de la biblioteca, que hemos tenido en casa durante dos semanas, y luego entre todos los asistentes hacemos actividades relacionadas con el cuento. Para finalizar en un tarrito de cristal meten una bolita de papel de seda según cuanto les ha gustado el cuento: verde mucho, naranja un poco y rojo nada. De esta manera mirando cada tarrito de cristal podemos saber que cuentos han gustado mucho y cuáles no. Antes de irnos nos dan el libro para la próxima sesión que es 15 días después y al encargado de explicarlo se le da una maleta con el cuento y una libreta para que anote su experiencia con el cuento.
Axel fue el primero en estrenar el "Club Follets Lectors" (al grupo de tertulia se le puso el nombre de club de duendes lectores). Contamos el cuento de "Por cuatro esquinitas de nada" a partir de un material manipulativo y luego cada niño, con la ayuda de sus padres, creó un material igual para llevarse a casa.

En la última sesión que hicimos nos tocó a nosotros llevarnos la maleta con el cuento "Donde viven los monstruos". Así que esta semana Axel era el encargado de explicar el cuento al resto de niños. El tema del cuento puede resultar un poco complicado para los niños de explicar. Para facilitar un poco la explicación del cuento recreamos un escenario en una bandeja que tengo para hacer actividades sensoriales. En ella recreamos la habitación del niño protagonista y con la narración del cuento fue apareciendo el resto del escenario:


Yo ayudaba a hacer la narración del cuento mientras Axel decía las partes del cuento que conocía y lo iba representando en la bandeja con los personajes que creamos para hacer como si fuesen unas títeres. 
Tubo de papel de wc pintado con acuarela por Axel. Yo le marqué el círculo de las caras y las rallas del traje del monstruo e íbamos mirando en el cuento para saber los colores a usar. Con el títere de Max cortamos una parte del tubo de papel de wc para hacerlo más bajo que el monstruo y con ese trozo hicimos la corona.


Luego hicimos actividades relacionadas con el cuento y preguntas para fortalecer la comprensión de la historia.


Para despedirnos le dí a cada niño una galleta de monstruo para comérnoslo y que no nos diese miedo!

Y otro niño se llevó la maleta con el cuento para la próxima sesión que es  "Las jirafas no pueden bailar".
Los cuentos que hemos leído hasta ahora son:

Por cuatro esquinitas de nada

Hansel y Gretel


El topo que quería saber quien le había hecho aquello en su cabeza


 A que sabe la luna?


La oruga glotona

Donde viven los monstruos.


jueves, 15 de mayo de 2014

Baño con agua fluorescente!

Como ya estamos en primavera, pero con un temperatura que parece verano, podemos recuperar nuestros baños-juegos. En invierno hago alguno pero sencillo porque se enfría el agua muy rápido y no me gustan que cojan frío, sobretodo por Axel que es propenso a que todos sus mocos acaben en sus oídos.
Estos días que hemos tenido lluvias hemos aprovechado para hacer un baño que tenía pendiente en mi mente hace tiempo. Mientras veían la tele yo les llené la bañera de agua caliente y con una pintura especial. Cuando lo tuve preparado les llamé para bañarse y les dije que íbamos a jugar como si la bañera fuese una piscina y había que ponerse el bañador. Cuando entraron en el baño Axel estaba contento porque el agua era de un tono verde clarito y le encanta bañarse con agua de colores y cogió su inyección para disparar agua a las paredes.



Pero llegó el momento de la sorpresa! Apagamos la luz del lavabo y enciendo un fluorescente de luz negra y....





Agua fluorescente!!







Al baño le añadí pintura fluorescente que venden en abacus. Es la misma que usamos para la entrada de Pintando a Oscuras. Esta pintura no solo es que es fluorescente sino que es pintura que brilla en la oscuridad (o sea que cuando lleva un rato cargándose con una luz brilla con luz apagada). Apagamos la luz negra y podíamos ver como el agua seguía brillando más tenuemente que antes pero brillando con el baño completamente a oscuras!

Ellos disfrutaron mucho! Yo no tanto porque había pintura que no se había diluido bien y sus cuerpos se llenaban de pintura y les avisaba que vigilasen en que no les entrase agua en la boca ni en los ojos que tenía pintura. En teoría es pintura escolar y no debe pasar nada pero yo no acababa de sentirme cómoda. No se si probar un día la gran marranada y hacer el agua fluorescente añadiendo al agua tónica... Lo que si tengo claro es que algún baño con luz negra haremos otra vez.

sábado, 10 de mayo de 2014

El Juego

El otro día estuvimos haciendo un poco de limpieza y orden en las estanterías de los libros y estaban mis apuntes de la universidad. Después de pensármelo mucho decidí tirarlo todo, pero no antes echándole un vistazo por si había algo que me pudiese interesar. Y efectivamente de los que he mirado por ahora encontré muy interesante para el blog el apartado del juego y el dibujo de los apuntes de Psicología Evolutiva así que en esta entrada os voy a dar la teoría del juego y en otra la del dibujo. 

EL JUEGO

Todos los mamíferos juegan (los cachorros de animales juegan a cazar). Son conductas heredadas que cuando sean adultos las van a necesitar porque son básicas para la adaptación al medio y por eso las juegan.

El juego en el ser humano:
En todas las culturas y toda la historia el juego estuvo presente. El humano juega como adaptación cultural al medio. Las conductas para adaptarse al medio social-cultural no las trae heredadas, las ha de aprender para la adaptación al contexto ejercitando nuevas conductas que necesita adquirir.
Cuando un niño no juega los adultos se preocupan mucho porque se intuye que el proceso de adaptación de ese niño está en  peligro.
Al juego se le da un carácter peyorativo, no se le da la importancia educativa que tiene. El juego no es sólo obtención de placer, ya que a veces se les desmonta lo que acaban de hacer, pierden el partido,...
Cuando un niño juega a darle de comer a un muñeco este muñeco no come bien. Cuando juegan a ser maestros representan a su maestra cuando grita, les riñe,... Juega a situaciones como estas porque le suponen un conflicto, no entienden por qué la maestra se enfada así o su madre se enfada cuando no se come la verdura, etc. Esto le permite superar conflictos afectivos cognitivos o buscar su respuesta.
Tiene una ventaja de cara al juego ya que tiene gran dificultad de trabajar contenidos descontextualizados y, en cambio, con el juego se inventa una acción que esta descontextualizada por lo que el juego le permite superar ciertos límites evolutivos y ponerse en el lugar del otro (cosa que realmente le cuesta mucho). El juego es un medio que tienen los niños para pensar y entender la realidad, pero lo hace no pensando sino jugando.
El niño que no juega es un niño que o no se adapta o se someterá a la realidad pero no la va a entender, no tendrá actitud crítica. El juego es la vía fundamental en la infancia para entender la realidad.
Para hacer una acción fictícia tiene que reconocer y aceptar las acciones reales para poder representarlas después en la ficción. Esto le hace entender al niño las normas, los valores de esas situaciones para después hacerlas ficticias.
Winnicott plantea que el juego se produce en el espacio transicional. Hay subjetividad (imaginación, por ejemplo cuando el niño hace que la cuchara es un avión) y también hay realidad ya que cuando juega lo hace con situaciones y elementos de la realidad.


Evolución del juego a partir de una clasificación arbitraria:
Un niño empieza a jugar:
- según los psicoanalistas desde que nace porque sin esto no habría opción al proceso de desarrollo de aprendizaje y adaptación.
- según Piaget desde el tercer mes y que cuesta diferenciarlo de la actividad exploratoria ya que explora un objeto una cuantas veces y cuando ya sabe cual es la respuesta de éste, aunque parezca que aún está explorando, ya es el juego.
- según Vigotski aparace a las 2-3 años ya que a esta edad el niño le cambia el valor al objeto para hacer lo que él quiere hacer. Es decir, que el juego aparece cuando aparece la función simbólica. Antes de los dos años es el objeto el que le sugiere lo que ha de hacer por lo que no hay juego.

Los psicoanalistas dicen que gracias al juego se llega a la simbología y Vigotski dice que gracias a la función simbólica llega el juego. Yo estoy de acuerdo con los psicoanalistas y Piaget en que los niños juegan desde que son bebés.

Tipos de juego:
1) Juego manipulativo / exploración. El primer juego que aparece es el asociado a la exploración cognitiva (manipulación) que le va a permitir conocer las características de los objetos y para clasificar la realidad. Cuando un bebé se lo lleva todo a la boca está explorando si la cuchara de metal es dura y fría, las diferentes texturas de los peluches y ropa,...
Este juego se incorpora a una secuencia de juego más larga. En el adulto también está este juego pero como descarga nerviosa (por ejemplo cuando hablas y tienes un boli en la mano).
Este juego se puede potenciar ofreciendo diversidad de objetos para manipular (cesta de los tesoros hasta que camina y juego heurístico a los dos años) que ofrezcan una diversidad de respuestas para enriquecer sus propias experiencias, sobretodo a nivel sensorial.

2) Juego motor. El segundo juego que aparece es el de la psicomotricidad, salvo que  hablásemos antes de los juegos de falda que introduce el adulto. Los juegos de falda evolucionarán a unos juegos pautados tradicionales más complejos.
El juego motor es uno de los primeros juegos colectivos (aunque no socializados) en el que un niño de 2 años empieza a correr en círculos gritando y los demás le siguen hasta que el adulto lo corta. Aquí el niño ya ha logrado cierta destreza motora y la ejercita, prueba, comparte con los otros. Los adultos lo vemos como una situación de descontrol.
Este juego va a evolucionar hacia juegos reglados (por ejemplo las cuerdas, también heredados como los de falda, seguirá el fútbol, la charranca,...).
Los adultos es el juego que más mantenemos. Los que practican un deporte o cuando salimos a bailar es todo psicomotor.

3) Juego simbólico. Aparece a partir de los 18 meses - 2 años. Tiene una transformación interna, es decir, no aparece como tal immediatamente. El niño va a reproducir alguna situación de su experiencia cotidiana pero fuera de contexto. Esto es el juego simbólico incipiente, que irá evolucionando. Más adelante este juego además de ser una situación real en otro contexto pero con un cambio de rol (adoptará un rol que no tiene en la vida real). El primer juego de éstos está relacionado con las cocinitas. Este juego evoluciona a un juego socializado pero tarda en llegar. A partir de los 4 años, más o menos, ya hay juego socializado donde se reparten los roles y lo que hace cada rol.
El juego simbólico permite al niño la satisfacción parcial (porque como es un juego el niño sabe que es una situación ficticia) de los deseos que tiene un niño (no le dejamos cocinar ni conducir pero en el juego lo hace).
El lenguaje le va a ir ganando y el juego simbólico desaparece, ya no necesitará ponerse en el lugar del otro, ni descontextualizar así porque lo puede hacer mentalmente. Esto queda parcialmente en los adultos en la fantasía diurna y en algunas ocasiones, por ejemplo, cuando coges una receta de cocina y la lees pero empiezas a experimentar otra cosa en base a eso.

4) Juego de construcciones. Igual que el simbólico aparece entre los 18 meses- 2 años. Es un juego de una diversidad absoluta, desde trasbases de agua hasta construcción de cabañas a los 9 años. Este juego tiene una importancia que va a tener mucho que ver con el aprendizaje formal que se le va a exigir después. Es un juego de tipo elemental, pero siempre el niño va a construir algo y le va a dar un valor simbólico.
Necesita que el adulto juegue con él, su modelo.
A los 3 años empieza a anticipar lo que va a hacer, lo que supone planificar lo que va a hacer. El producto va a estar por debajo de las espectativas  que tenía el niño apareciendo el error y la frustración.
Si el adulto le guia puede ser pronto un juego socializado, compartido (se suman los elementos de cada uno para que sea socializado: uno monta una casa, otro un puente, otro una granja,... y juntos es un pueblo). Esto sirve para entender la funcionalidad y el por que del trabajo en equipo.

5) Juego reglado. Es muy variado, lo podríamos llamar "juego de mesa" o, solapandolo con el motor fútbol,... lo que supone unas reglas para poderlo llevar a cabo.
Este juego lo lleva hacia la socialización, hacia la norma. Estas normas suelen variar de un niño a otro. Descubren la funcionalidad de la norma, porque se pelean y prefieren jugar.
En el parvulario son un recurso increíble para trabajar contenidos contextualizados, y para trabajar contenidos específicamente de matemáticas, por ejemplo. Te permite trabajar con grupos, mientras la educadora atiende a un grupo con el que está trabajando, los otros pueden estar jugando a juegos de mesa y no pierden el tiempo.
Este tipo de juego es el que quizás más dura a lo largo de toda la vida.

Observación del juego:
El juego nos puede indicar si un niño está bien o no. El juego le sirve al niño para resolver sus conflictos internos. Hay que saber los conflictos  que está expresando.

Happy End: El juego de los niños tiene que acabar bien. En el juego pasan catástrofes. Un niño sano creará una solución feliz, tanto sea real o fantástica, pero tiene que acabar bien. El niño que acaba el juego con una situación trágica te muestra la dificultad de reparación (le cuesta pedir perdón, un besito,...).
Es importante que el juego no sea estereotipado. Frecuentemente encontramos niños que aparentemente juegan a lo mismo y de la misma manera. Esto nos dice que tiene pobreza interior, debido a falta de experiencias o porque no quieren conectar su mundo interior (porque es terrorífico). Se tendría que ver que pasa exactamente.
El elemento básico para poder diagnosticar el juego en el Parvulario es que el niño  no pierda de vista que aquello es una situación fictícia. Entre los 2 y 3 años no tiene del todo ese "yo" que le permite distinguir la realidad de la ficción. En P3 ya tendría que tener ese límite establecido. Nos muestra problemas de estructuración interna. 
Quedarse pegados a un juguete tampoco es buen síntoma.



viernes, 2 de mayo de 2014

Juego heurístico

Hace un tiempo os hablé del juego para bebés con el Cesto de los Tesoros donde los bebés descubrían cualidades de los objetos. El siguiente paso es el juego heurístico que se suele comenzar en el segundo año de vida, entre los 12 y 24 meses, que es cuando han empezado a desplazarse con libertad por el espacio y  muestran mucha curiosidad por todo lo que les envuelve. Este juego es muy bueno para desarrollar la lógica matemática.
El juego heurístico es básicamente otro juego de descubrimiento, como el cesto de los tesoros, que consiste en ofrecer a los niños una gran variedad de objetos y recipientes para que puedan ir descubriendo por si mismo las cosas. El juego heurístico también desarrolla capacidades perceptivas (vista, oído, tacto,...), cognitivas (relacionar, conocer,...) y corporales (motricidad gruesa y fina). 
Para poder jugar es necesario que haya muchos elementos iguales, es decir, que si ofreces como material rulos con dos no nos bastará. Una vez se han conseguido reunir todos los materiales para el juego se debe buscar una zona de juego donde no hayan muchos materiales y distracciones que puedan interferir en el juego heurístico. Se colocan los materiales distribuidos por el espacio agrupando en cada rincón los que son iguales. Es el momento de empezar el juego que consta de dos fases. La primera parte es la de exploración libremente de los materiales. Los niños llenan, vacían, agrupan, introducen objetos dentro de otros, tapan, apilan,... Al igual que en el cesto de los tesoros el papel del adulto es el de observar las investigaciones de los niños y velar por su seguridad. No hay que dirigir su juego ni dar indicaciones.


Mediante este juego pueden experimentar la gravedad, el equilibrio, el peso, la textura, la dureza,.. Ayuda a mejorar su destreza manual y su concentración.
Botes con un orificio les hace darse cuenta de que objetos mas grandes que el orificio no pueden entrar, a tener que girar un objeto para que pueda entrar por él,.... 


Prepararos para que el espacio de juego quede de esta manera:

El bebé que se ve estirado es mi hijo pequeño que, como es del 30 de noviembre, solo tenía 11 meses y aún no andaba, pero gateando (gateaba a lo soldado) intentaba jugar con sus compañeros de clase.

Entonces es el momento de la segunda fase del juego que es la recogida. Para recoger les ofrecemos de nuevo los contenedores o cestos donde les habíamos preparado el material al principio y vamos clasificando todo el material en su sitio correcto convirtiéndose la recogida en una actividad matemática. Además se puede aprovechar la recogida también para ampliar vocabulario y trabajar las cantidades, por ejemplo, al decir "tráeme esos dos tapones de debajo de la silla", "coge la castaña que hay al lado de la puerta",....

A continuación os doy un listado de objetos que pueden usarse en el juego heurístico:
- Materiales naturales: conchas, piñas, castañas, nueces, algarrobas, calabazas secas,... 
- Materiales de casa: anillas de cortinas, los conos de hilos de costura, tubos de papel de wc o cocina, pinzas de la ropa, tapones de corcho, botes y recipientes de todos los tamaños (van muy bien los de leche en polvo), cucharas, flaneras de metal, tapas de metal de botes,...
- Materiales para comprar: pelotas pequeñas (de ping-pong, de tenis), telas, rulos de pelo de diferentes tamaños, cadenas, brochas de maquillaje o afeitar,...
Cualquier cosa que veáis que se puede apilar, meter dentro de,... es bueno para el juego siempre teniendo en cuenta que no se lo puedan meter en la boca, cosas que no corten o arañen y que no sea fácil de romper.

Es interesante que no siempre se jueguen con todos los materiales a la vez o no siempre con los mismos. Ofrecer pocos materiales diferentes a la vez pero que se pueden jugar unos con otros, es decir, que permitan apilar, meter uno dentro de otro,... Por ejemplo en esta sesión de mi hijo en la escuela tan solo tenían los tubos grandes de cartón con algarrobas que metían por dentro viéndolas caer por el tubo o con un tubo en vertical e ir llenándolo hasta arriba de algarrobas y al levantarlo todas al suelo,... Hacer aguantar en posición vertical los tubos requiere de destreza manual,... Son solo dos materiales pero les aporta un aprendizaje muy rico.