miércoles, 14 de octubre de 2015

Galletas otoñales

La semana pasada mis hijos y yo hicimos una galletas otoñales para llevar a la excursión a Santes Creus que habíamos organizado con sus amigos. 
Como el tema era ir a buscar cosas del otoño para llevar al cole hicimos galletas en forma de hojas otoñales.
Para ello hicimos una masa de galleta de mantequilla y la partimos en diferentes porciones que teñimos cada una de los colores del otoño que ellos me dijeron con colorante para repostería en gel.

Rojo, naranja, marrón, amarillo y verde
Aquí tenéis la receta (nosotros hemos hecho la mitad de la masa porque no tenía ganas de ponerme a hacer 80 galletas o más, con unas cuantas para 5 niños tenía de sobras.
250gr de mantequilla a temperatura ambiente
250gr de azúcar
1 huevo XL
650gr de harina
un chorrito de leche (hemos probado con una leche  que nos regalaron de Avellanas)
aroma (no es necesario y puede ser el que queráis, nosotros hemos puesto de naranja).

Ponemos la mantequilla en un bol a trozos y con un tenedor la vamos chafando y añadimos el azúcar y seguimos mezclando. Añadimos el huevo y el aroma. A continuación seguimos mezclando con el tenedor añadiendo una parte de la harina. Echamos un chorrito de leche (como de una cucharada más o menos) y luego añadimos el resto de la harina. Si veis que la masa son como migas de pan es que le falta un poquito más de leche para que ligue la masa. Si al contrario está muy pastosa es que hay demasiada leche y se arregla añadiendo un poco más de harina. Acabar de amasar a mano.

Fuimos haciendo galletas con cortadores con expulsor de forma de hojas que alguna vez había comprado en un bazar.
Cuando ya habíamos hecho unas cuantas de cada forma y color nos dedicamos a coger pequeñas porciones de colores y mezclarlas un poco para hacer hojas multicolores.

Antes de hornear
La primera hornada realmente eran otoñales (se me fue la cabeza y puse el horno a 250º en lugar de 175º)

Y este fue el resultado de nuestras galletas una vez recuperada la temperatura.

martes, 13 de octubre de 2015

Fin de semana otoñal en Santes Creus

Este fin de semana hemos ido a pasarlo con unos amigos a un albergue en Santes Creus (Tarragona).
Empezamos el fin de semana organizando una barbacoa en la maravillosa "Arbreda de Santes Creus". En la arbreda hay barbacoas de uso libre que no necesitas pedir permiso y también hay un bar para hacer después el café y unos baños (sin luz y sin papel pero que se pueden usar).


Un lugar idílico como paisaje otoñal para los niños. Esta zona me gusta mucho y solemos ir en otoño de excursión con las escuelas.
Mientras hacíamos el fuego los niños campaban libremente por la zona recogiendo tesoros del bosque, jugando a fútbol, trepando y saltando,...
 ... y recogiendo castañas a montones (que luego se dedicaron a lanzar al riachuelo que pasaba por allí y en el estanque)

Estos son Castaños de Indias y sus castañas no son comestibles pero dan mucho juego a los niños
 A mi de pequeña me decían que quien juega con fuego meado se levanta pero es inevitable caer en su atracción...

El pequeñajo de la casa estuvo todo el día jugando con su linterna (que era para la noche) y parecía un minero que se había perdido.

Después de comer nos fuimos a ver el precioso Monasterio de Santes Creus de la ruta del Cister.


Tumba Pere el Gran


Dentro del Monasterio en la iglesia está la tumba de Pere El Gran y de Jaume II y su mujer. El pueblo ha mantenido la Iglesia en funcionamiento y se celebran oficios en ella. Yo me casé por lo civil pero realmente sería bonito casarse en esta iglesia.





Al día siguiente nos fuimos de excursión siguiendo el camino del río de la Arbreda de Santes Creus hasta llegar a una carretera.



Fuimos siguiendo la carretera para dar la vuelta hasta llegar al Monasterio.


Pero para hacer la excursión un poco más larga atravesamos campos de cultivos y nos fascinamos con los frutos del otoño. Vimos caquis (o también conocidos como palo-santo) y probamos racimos de uvas que habían quedado sin recoger en la vendimia o que eran tardíos. 
En nuestra excursión pudimos observar la naturaleza en su estado natural:
Telas de araña enormes (sin araña para mi suerte!)

Setas de diferentes tipos. Incluso en la barbacoa estuvieron los niños preguntando cosas de las diferentes setas que habían recogido unos señores que estaban repartiendo su botín.

Abejas recolectando (parece primavera en vez de otoño y más con el calor que hacía)

Espero que Axel conserve la vista después de ver este bicho palo en el suelo atravesando campo a través para acortar el camino.

Una amiga nos hizo descubrir que las plantas pueden sonar como una trompeta!
Hemos pasado un fin de semana en que hemos podido ver los cambios del otoño en una entorno incomparable. Nil se fascinaba cada vez que veía una hoja caer por si sola de los arboles. Vivimos en una zona que se considera pueblo pero aún así estos parajes tan otoñales son difíciles de ver y Santes Creus está cerca y nos da un paisaje totalmente otoñal de película y eso que aún estamos a principios de otoño y no está en pleno esplendor!